domingo, 3 de enero de 2016

En llamas

(Catching Fire)
Segundo libro de la trilogía LOS JUEGOS DEL HAMBRE
Autor: Suzanne Collins
Año de publicación: 2009
Categoría: Distopía / Juvenil





SINOPSIS

Contra todo pronóstico, Katniss ha ganado Los Juegos del Hambre. Es un milagro que ella y su compañero del Distrito 12, Peeta Mellark, sigan vivos. Katniss debería sentirse aliviada, incluso contenta, ya que, al fin y al cabo, ha regresado con su familia y su amigo de toda la vida, Gale. Sin embargo, nada es como a ella le gustaría. Gale guarda las distancias y Peeta le ha dado la espalda por completo. Además se rumorea que existe una rebelión contra el Capitolio…


OPINIÓN PERSONAL


Este libro me atrapó muchísimo, sobre todo porque no empieza como uno quisiera. Y la verdad que el desarrollo de la historia es tan inimaginable que considero que es incluso mejor que el primero, ya que uno sabe lo que leerá. Pero en esta ocasión el giro que toman los acontecimientos es totalmente inesperado y eso se agradece cuando uno lee ya que así le da emoción a la lectura.
Para mi, este libro es el mejor de la trilogía y me gustó mucho, tanto ahora como la primera vez que lo leí. Y bueno, como todo segundo libro en una trilogía, queda en la mejor parte jajaja, imposible quedarse de brazos cruzados y no buscar el tercero.

Puntuación:


CITAS


“—¡Levanta! —grito, porque he aprendido que no existe ninguna forma sutil de despertarlo. Sus ronquidos cesan durante un momento, como si estuviese desconcertado, pero después siguen. Lo empujo con más fuerza—. ¡Levanta, Haymitch, es el día de la gira!”

“—Debe de ser un sistema muy frágil, si un puñado de bayas puede hacer que se derrumbe.El presidente me observa durante unos instantes.
—Es frágil, aunque no de la manera que tú supones.”

“—Bueno, ¿qué te pasa? —me pregunta. No se lo puedo decir, así que tiro de la mata de malas hierbas—. Vale, empecemos con algo más básico. ¿No te parece raro que sepa que eres capaz de arriesgar la vida por salvarme…, pero no tenga ni idea de cuál es tu color favorito?
—Verde —respondo, esbozando poco a poco una sonrisa—. ¿Y el tuyo?
—Naranja.
—¿Naranja? ¿Como el pelo de Effie?
—Un poco más apagado. Más como… una puesta de sol.”

“—Peeta, ¿por qué nunca sé cuándo tienes una pesadilla?
—Ni idea. Creo que yo no grito, ni me muevo, ni nada. Simplemente me despierto paralizado de terror.
—Deberías despertarme —le digo, porque yo interrumpo su sueño dos o tres veces cuando tengo una noche mala hasta que logra calmarme de nuevo.
—No hace falta, mis pesadillas suelen ser sobre perderte, así que se me pasa cuando me doy cuenta de que estás a mi lado.”

“El odio que siento por él, por la chica fantasma, por todo, es tan real e inmediato que me deja sin aliento. Gale es mío. Yo soy suya. Cualquier otra cosa resulta impensable. ¿Por qué ha hecho falta que lo azoten hasta casi matarlo para que me dé cuenta?”

“Aunque estoy atontada, creo que sé a qué se refiere. Con la alambrada encendida, mi tardanza y los agentes esperando, pensó que había huido, quizá con Gale.—No, te lo habría dicho —le aseguro. Me acerco su mano a la cara y me llevo el dorso a la mejilla. Huele a canela y eneldo, seguramente de los panes que habrá horneado hoy. Quiero contarle lo de Twill, Bonnie y el levantamiento del Distrito 8, pero no es seguro y noto que me duermo, así que solo digo una frase más—: Quédate conmigo.”

“—Ni viviendo cien vidas llegarías a merecerte a ese chico. Lo sabes, ¿no?”

“—Hola, Katniss —dice, como si nos conociésemos desde hace años, cuando lo cierto es que no nos habíamos visto nunca.
—Hola, Finnick —respondo, igual de tranquila, aunque me siento incómoda teniéndolo tan cerca, sobre todo con la cantidad de piel que lleva al aire.
—¿Quieres un azucarillo? —pregunta, ofreciéndome la mano, que está llena de ellos—. Se supone que son para los caballos, pero ¿a quién le importa? Tienen muchos años para comer azúcar, mientras que tú y yo… Bueno, si vemos algo dulce, lo mejor es aprovecharlo.”

“—Si he empeorado las cosas, lo siento mucho —digo.
—No las has empeorado más que yo. De todos modos, ¿por qué lo has hecho?
—No lo sé, para demostrarles que soy algo más que una pieza de sus juegos, ¿no?”

“—Entonces, ¿qué hacemos con los pocos días que nos quedan?
—Sólo quiero pasar cada minuto del resto de mis días contigo —responde Peeta.”

“—Ojalá pudiera congelar este momento, ahora mismo, aquí mismo, y vivir en él para siempre.”

“—¡Oye, Haymitch! Si no estás demasiado borracho, no nos vendría mal algo para la piel, ¿sabes?
Resulta casi cómico lo deprisa que aparece el paracaídas. Levanto la mano y el tubo aterriza limpiamente en la palma abierta.—Ya era hora —digo, aunque no consigo mantener el ceño fruncido. Haymitch. Lo que daría por poder hablar cinco minutos con él.”

“—Pobre Finnick, ¿es la primera vez en tu vida que no estás guapo?
—Seguramente. La sensación me resulta completamente nueva. ¿Cómo has hecho tú para soportarlo tantos años?
—Sólo tienes que evitar los espejos. Al final se te olvidará.”

“—En realidad, a mí no me necesita nadie —afirma, aunque sin compadecerse. Es cierto que su familia no lo necesita. Llorarán por él, igual que unos cuantos amigos, y después seguirán adelante. Incluso Haymitch, con la ayuda de un buen montón de licor blanco, seguirá adelante. Me doy cuenta de que solo una persona quedará herida sin remedio si Peeta muere: yo.
—Yo —respondo—, yo te necesito.”

“¿Y si me equivoco y los demás no están protegiendo a Peeta? ¿Y si ha sido coincidencia, o una estrategia para ganarse nuestra confianza y convertirnos en presa fácil? ¿Y si no entiendo lo que sucede en realidad? Espera, eso no hace falta preguntarlo: no entiendo lo que sucede en realidad.”

“—¿Has terminado ya de desmayarte, preciosa? —me pregunta Haymitch, claramente enfadado. Sin embargo, cuando me inclino hacia adelante corre a sujetarme por las muñecas para que no me caiga y me mira la mano—. Así que estáis tú y una jeringa contra el Capitolio, ¿no? ¿Ves? Por eso nadie te deja organizar los planes.”


TRIBUTOS DEL VASALLAJE DE LOS 25

Distrito 1: Cashmere y Gloss
Distrito 2: Brutus y Enobaria
Distrito 3: Wiress (Majara) y Beetee (Voltios)
Distrito 4: Finnick Odair y Mags

Distrito 6: adictos a la morfina
Distrito 7: Johanna Mason y Blight
Distrito 8: Cecelia y Woof

Distrito 11: Chaff y Seeder
Distrito 12: Katniss Everdeen y Peeta Mellark


SOBRE LA AUTORA

Suzanne Collins nació en Hartford, Connecticut el 10 de agosto de 1962. Escritora y guionista estadounidense, comenzó su carrera como escritora en 1991 inspirada en la historia de Alicia en el País de las Maravillas para crear las Crónicas de las Tierras Bajas. 
Mas tarde, inspirada en el mito de Tedeo, escribe la famosa trilogía de Los Juegos del Hambre.


TRILOGÍA LOS JUEGOS DEL HAMBRE
1 Los Juegos del Hambre
2 En Llamas
3 Sinsajo


*
¿LO QUIERES?
Escribe tu correo en los comentarios y te lo mando en pdf o epub, como prefieras.

¿Qué te parece a ti el libro?



No hay comentarios:

Publicar un comentario